El dueño de una tienda invento una trampa muy eficiente para prevenir robos después de los numerosos asaltos que habían ocurrido por su barrio.

La trampa consiste en que la puerta de entrada conlleva a un pasillo sin salida y esta se cierra sin tener forma de abrirla, a su vez este pasillo tiene otras puertas, las cuales son parecidas a esta y también están cerradas lo cual es imposible salir del lugar.

 

El ladrón en el video cae en la trampa e intenta abrir las puertas lo que le es imposible, a tanta insistencia logra derribar una de las puertas a patadas pero se da con la sorpresa que tampoco hay salida.

Las cámaras de seguridad captaron el momento en el que el ladrón se ve desesperado por salir del callejón sin salida y hasta se le ve aliviado con la llegada de la policía.