Un conductor en su afán de impresionar a los demás por tener un lujoso Lamborghini, causo que su auto quede en llamas.

El dueño del carro empezó a acelerar y hacer ver la fuerza que tenía el motor de su coche tratando de vencer el desafío que uno de sus amigos le hizo; esto para comprobar la diferencia de fuerza con el Ferrari que este poseía, Situándose delante de él y retándolo así a hacerlo.

 

Lo que él no contaba era que al pisar el acelerador por mucho tiempo el motor del carro empezaría a quemarse.

El hecho sucedió en Dubái, el Lamborghini en pocos minutos quedo en llamas, el conductor tuvo la suerte que el carro no se atasque por el fuego y quede dentro; los bomberos de la ciudad apagaron el fuego después de estar un buen rato en llamas.